Páginas

3 de marzo de 2015

CALABACÍN CON HUEVO

En las noticias televisivas relacionadas con “Madrid Fusión”, la autodenominada ni más ni menos que “cumbre mundial de la gastronomía”, pudimos ver y escuchar, hace solo unos días, a los modernos cocineros españoles presentando sus “creaciones”. Uno de ellos, para dar un mayor toque de singularidad a la tapa que daba a conocer, no reparaba en extraer sangre, con aguja y jeringa, de una dorada viva que tenía en una pecera. Ese exótico ingrediente, aseguraba, daba un toque de exclusividad y exquisitez a unos alambicados bocados de componentes irreconocibles.

El rebuscamiento y sofisticación de los protagonistas de la cocina moderna -en especial la denominada “cocina de autor”- por aportar un toque de originalidad no tiene límites. Esos cocineros nos recuerdan lo que, durante más de un siglo de modernismo, vienen haciendo otros consumados “artistas-creadores” (pintores, músicos, escultores, arquitectos, modistos, poetas, etc.) en su disloque por destacar e innovar.  Los asistentes a esas jornadas gastronómicas, por su parte, nos advierten de la nutrida troupe de esnobistas que corean estos eventos; ya que, increíblemente, el extravagante afán por rendir culto a lo novedoso nunca deja de ser alentado por los omnipresentes y ruidosos amantes de las vanguardias. No en vano, se dice que esta circunstancia -la búsqueda de lo  original, la persecución del cambio constante y permanente- es el rasgo más destacado de nuestra época postmoderna.

Madrid-Fusión y similares nos llaman la atención, sobre todo, porque sus recetas de cocina insólita y retorcida contrastan con la simpleza y sencillez de la cocina tradicional. Y quizás animados por ello, hoy traemos un plato enormemente sencillo, sabroso como pocos, sin misterios ni esoterismos, y en el que pueden reconocerse a la perfección todos los ingredientes que lo componen.

El humilde calabacín, huésped incondicional de la huerta manchega, protagoniza sin desdoro ni rubor esta receta. Se alía para la ocasión con la cebolla y el huevo: ¡La huerta y el gallinero salen a la palestra! ¡Sabia invención! Y esa fórmula tan elemental, catalizada por el omnipresente aceite de oliva, a nuestros ojos y paladar, sería muy capaz de competir con las más complicadas mezclas y combinaciones de la cocina modernistas; esas que urden los cocineros-autores (jeringa en mano si fuera menester) para darle cuerda y más cuerda a la farsa…fusión.


INGREDIENTES

  • 4 calabacines
  • 2 cebollas
  • 2 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva

ELABORACIÓN

Pelar los calabacines y partirlos en trozos pequeños o láminas.



Picar la cebolla


Sofreír la cebolla en una sartén


Echar el calabacín a la sartén junto a la cebolla y remover de vez en cuando.



Cuando esté bien frito el calabacín, romper dos huevos en la sartén. Mezclar bien. Retirar del fuego cuando el huevo haya cuajado.


NOTAS

1. El calabacín puede pelarse por completo o ir dejando un poco de piel. Igual que puede cortarse en láminas finas o en trozos pequeños. Va en cuestión de gustos.
2. Si no nos gusta que el calabacín suelte mucha agua en la sartén, cortarlo a rodajas y dejarlo en un escurridor con sal.


¡QUE APROVECHE!

17 comentarios:

  1. Que bien llego la primera, asi que seguro que queda algo, me encantan estos platos sencillos y ricos, y ademas sanos, un besito lindura

    ResponderEliminar
  2. Entiendo perfectamente que hace falta innovar en la cocina y en cualquier otro aspecto de la vida, pero llega un punto en que la cocina de autor se va de las manos de cualquier españolito de a pie y esas creaciones sublimes no son para todo el público sino para los que corean tales creaciones y tienen bolsillos capaces de pagar las cuentas de esos restaurantes en los que el resto, trabajadores como más, no podríamos cenar sin reventarnos el presupuesto no del mes, sino quizá del año (o del lustro...)

    Me encanta ver esos platos, son una obra de arte, pequeñita, en medio de un plato inmenso. Supongo que son el más claro ejemplo de que lo que se paga es la calidad y no la cantidad, porque de esto último ¡bastante poco!

    Así que me quedo con los platos de siempre, baratos, sencillos, al alcance de cualquiera y que sacian el hambre del más pintado sin dejar tiritando nuestros bolsillos ¿se puede pedir algo más?

    Me encanta tu plato de calabacín frito con huevos. De la tierra, fácil de preparar, económico y sabroso ¡un plato digno de todos los premios del mundo!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Todo tiene cabida y todo evoluciona, la cocina no iba a ser menos, pero no es de recibo que estos modernistas dejen de lado las comidas tradicionales que son la base primordial y no deben dejarse de lado ni denostarlas, al contrario............No hace mucho en un programa televisivo quedó patente que los que iban de modernistas a la hora de la verdad no sabían hacer una tortilla española ni un cocido y eso , bajo mi humilde punto de vista, es un desprecio a nuestra cultura.....
    Bueno como te podrás imaginar este calabacín con huevo es de mi total aceptación y de buena gana me lo comía para cenar que enseguida ya hay que entrar en fogones jeje...
    Besinos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Sencillo pero muy ricos, me encanta besos

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo!!! Y aprovechando que tengo un calabacín en la nevera! Esta semana cae una cenita de estas! Maravillosa :) Un besito wapa

    ResponderEliminar
  6. Otra para la coleccion y a esperar por la cosecha de los calabacin, que no es lo mismo que los comprados y me encantan, bsss

    ResponderEliminar
  7. Es una receta estupenda, que mi madre hacia de toda la vida y que yo la sigo haciendo.
    Tienes toda la razón en cuanto a lo de la cocina de autor, yo creo que a veces se les va el tarro intentando ir un poco más allá. Desde luego que todo tiene que evolucionar, pero si tengo que elegir, me quedo con la cocina tradicional.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Estos dias he estado trabajando de tarde asi que la Tv no la he visto nada mas que un ratin a las 12 de la noche antes de acostarme asi que si no es por ti no me habria enterado de lo que se cuece en Madrid fusion ,la verdad es que esta bien inovar en la cocina pero en mi casa nos gustan mas los platos tradicionales que la cocina de autor .
    Asi que me llevo una cazuelita de este maravilloso calabacin con huevo para la cena que seguro esta de muerte relenta no lo siguiente , como todo lo que haces te ha quedado de relujo.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  9. Lo primero felicitarte por tu forma de escribir, me encanta cómo explicas las cosas y cómo llegas al fondo de la cuestión. Muy buena reflexión. En este tipo de eventos el que más ruido hace es el que luego sale en la tele, como ya ocurre con la moda, el arte, la pintura, la fotografía,,, estas cosas hay que mirarlas con cierta distancia.

    En cuanto a la receta, decirte que me comería muy a gusto tu plato de humildes calabacines, mucho antes que un plato en el que tenga que intervenir una jeringa, que sólo de pensarlo me da mareo...

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  10. Este plato me encanta al igual que la berenjena con huevo están deliciosos!!besos

    ResponderEliminar
  11. Ummm que rico! La tortilla de calabacín me encanta y este plato no deja de ser así pero más rápido de preparar, así que me tomo nota! Un besote

    ResponderEliminar
  12. Como me gusta venir a visitarte, y no solo por lo que sale de tus fogones, tambien por leer tus magnificas entradas.
    Un plato muy rico, yo le añado una latita de atún y ya está de muerte...!
    Los Miguelitos me han traido muy buenos recuerdos... y como reinas , quedamos preparando el rico queso manchego en aceite! siempre para poder echar mano... jijii.
    GRACIAS por tu amable coment. y me alegra haberte hecho recordar buenos momentos.

    Besitosss GUAPETONA.

    ResponderEliminar
  13. Así los preparo yo, también le pongo un poco de queso rallado. Siempre me pregunto si no se quedarán con hambre los que prueban susrebuscados platos.
    Besos Mari

    ResponderEliminar
  14. Buenas tardes Maritornes. Un lujo de plato estos calabacines revueltos con el huevo y la cebolla, más de uno tendría que probar este tipo de recetas para saber lo que es de verdad la cocina tradicional.
    A mí hay cocineros y recetas que me desbordan y me sorprenden, ya no saben muchas veces que inventar y a ellos son a los que les pido que cocinen mas para todas las personas, utilizando ingredientes y recetas que estén al alcance de todos.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
  15. Perdóname de nuevo por tardar tanto en visitarte! Cuando llevas un tiempo con el blog te vas metiendo en una rutina que te acaba absorbiendo y empiezas a dejar de lado cosas también importantes. Es lo que me pasó hace unas semanas, que estaba tan saturada que hasta pensé en abandonarlo todo, pero luego pensé que era yo la que no sabía administrar el tiempo ni las prioridades. Así que desde que volví me lo he tomado con muchísima calma, a veces demasiada, jajaja. En fin, que hace mucho que no pasaba por aquí y me he perdido tus entradas tan estupendas que me gustan tanto.
    El revuelto con calabacin es una pasada, bien hecho, con mimo, pocos ingredientes pero todo el sabor. No se le puede pedir más.
    Un beso de los grandes, preciosa.

    ResponderEliminar
  16. Hola guapísima !!!
    Te voy a decir la verdad, y si viene un moderno detrás que se ría de mi y lo que pienso. Pero en la cocina de autor lo que hay es mucha ton-te-rí-a, ya lo dije como lo pienso. Y también hay mucho palmero detrás. Esto es como el cuento aquél del sastre del rey, donde todos asentían hasta que uno sólo se atrevió a decir en voz alta lo que estaba viendo de verdad.
    No es el tipo de cocina al que le dedique tiempo, porque no me interesa, y es más, me gustan las recetas antiguas, de toda la vida, con una apariencia actual y bien presentada ¿pasa algo? pues si, que de momento tu plato lo dejaba bien limpio jaja
    El calabacín en casa es de las verduras que nunca falta, y tanto como frito en rodajas finas o con huevo cuajado, es una forma excelente de comer un plato, rico sano y sin tonterías.
    Ah, y lo que tampoco me gusta de tanta modernidad, es que los platos son muy grandes, las porciones muy pequeñas y la cuenta bastante elevada ;)
    Hoy me he alargado más de la cuenta.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  17. Un plato que nada tiene que envidiar a la famosa cocina de autor.. me ha encantado tu entrada, y el plato ni te cuento.. me lo cenaba ahora mismito!
    Besos guapa!

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...