Páginas

2 de febrero de 2015

QUESO EN ACEITE

Con queso, pan y vino se anda mejor el camino
“Pan, uvas y queso saben a beso” 

“Bocado de pan, tajada de queso y de la bota un beso”

Si hay algo que nos haría felices, amigos lectores, además de que acojáis con cariño nuestras viejas recetas e incluso que, quizás, incorporéis alguna de ellas a vuestros repertorios culinarios, sería que, como consecuencia de visitar este blog, inspirado en platos de venta y de la mano de Maritornes, os acercarais al Quijote.

Si así fuera, comprobaríais que si algo no faltaba en las alforjas o en el morral de Sancho, entre un alborotado puñado de bellotas y duros mendrugos de pan, era un buen pedazo de queso. Se deja entrever que con eso, y con la amable bota de vino, ya podía uno echarse a los caminos.

Y es que el queso ha sido un alimento omnipresente en la dieta de los manchegos. Fresco, curado o en aceite (“queso en pringue”, decían nuestros abuelos). Cervantes, anticipador de las actuales denominaciones de origen, no se resistió a dar la receta* del mismo en su famoso libro; e incluso llega más lejos, destacando al que pasaba por ser el mejor y más afamado queso de su época: el de Tronchón **.

Echar uno o varios quesos en aceite de oliva era algo muy corriente en las casas manchegas. Una despensa que se preciara siempre escondía un anaquel bien nutrido de ellos. Su cremosidad y su fuerte e intenso sabor (con el tiempo, puede llegar a ser picante) lo hacen idóneo como bocado de entre horas.

En nuestros días, cuando el queso manchego -hecho solo con leche de ovejas manchegas- pasa por ser uno de los mejores del mundo, muchos degustadores desconocen, sin embargo, esta variación del mismo: el queso en pringue. De ahí que lo incluyamos en este recetario.

¿Con qué vino lo tomaremos? Amigos, en esta ocasión no hay referencia vinícola: ¡Todos valen por igual! ¡El queso, en especial si es uno de fuerte sabor, hace bueno cualquier vino! De ahí el dicho de “se la dieron con queso”; aforismo acuñado en las transacciones bodegueras, pues incluso el peor caldo parecería bueno si va acompañado de queso. Maravilloso ¿no? 




                                                         ________________________

*Sírvanse vuesas mercedes de ordeñar las ovejas manchegas a la antigua usanza y agréguesele flor de cardo manteniendo el condimento a una temperatura de 30 grados para obtener la cuajada. Sáquese del lebrillo con un cuenco o bacía y deposítese en los moldes de pleita, apretando para que escurra. Vuélvase a echar en su cuna y hágase preso de nuevo con toda fuerza posible hasta dejarlos cargados con pesos durante seis horas, al cabo de las cuales se depositarán en el dornajo con salmuera, ahogándolos durante dos días. Cumplido este tiempo llévense al secadero, donde se mantendrán en asueto durante 60 días y el aseo que es menester para las cosas del estómago. Al cabo de los cuales se retirarán de los vasares para el buen yantar en la mesa de canónigos y príncipes”. Texto atribuido a Cervantes.

**Tronchón, municipio de Teruel, en el Maestrazgo. Sus quesos, famosos en el siglo XVI, son más conocidos en las tiendas gourmet de algunas capitales europeas que en España.

INGREDIENTES

  • Queso manchego fresco.
  • Aceite de oliva virgen.

ELABORACIÓN

Lavar la cuña de queso que vayamos a poner en aceite.


Dejar escurrir y secar con un papel de cocina


Partir el queso en trozos o en cuñas, según nos permita el bote donde lo vayamos a poner.


Meter los trozos de queso en un bote de cristal de boca ancha. Ir añadiendo el aceite de oliva virgen hasta dejarlo completamente cubierto.


Tapar el bote y dejar el queso reposar en el aceite. A partir de un mes, podremos empezar a consumirlo, pero cuanto más tiempo lo dejemos, irá cogiendo fuerza en su sabor.


NOTAS

1. Como podemos guardar la cantidad de queso que queramos, hay quien lo guarda en un trozo grande o bien hecho taquitos o cuñas como yo. No varía en nada, simplemente, es por comodidad.
2. Antiguamente, se solía poner en aceite el queso entero. Para ello, antes de echar el aceite, se pinchaba el queso por varias zonas con una aguja de hacer punto o similar para que le entrase bien el aceite.
3. Hay quien se salta el paso de lavar el queso. Ahora, el queso que compramos suele venir limpio y no es necesario realizar este paso. Yo lo hago porque en casa siempre he visto hacerlo de esta manera.
4. Aunque podemos consumirlo aproximadamente al mes de haberlo guardado, cuanto más tiempo lo tengamos en el aceite su sabor irá aumentando, hasta poder llegar a adquirir un sabor picante, que para los amantes del queso es una auténtica delicia.
5. El aceite de una remesa, puede servir para otra.



¡LISTO PARA PICAR!

33 comentarios:

  1. Sin duda, el queso en aceite es una auténtica maravilla. A mí me encanta, y cuanto más añejo mejor, porque adoro que pique, y a mi marido le encanta prepararlo en casa, así que generalmente siempre tenemos un tarrito listo.

    En cuando al Quijote, he leído algunos capítulos sueltos en el instituto, y a pesar de ser una gran lectora (de sesenta a ochenta libros al año de media) sigue siendo uno de mis eternos pendientes, y eso que lleva en mis estanterías muchos años. Espero encontrar un buen momento para ponerme con él

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuca, no puedes dejar ese libro en la estantería olvidado. Hay que mirarlo con otros ojos y pensar que es uno de los mejores libros de aventuras jamás escrito. Leerlo, siempre es un lujo.

      Eliminar
  2. Qué bueno el queso en aceite, a mi también me encanta y suelo prepararlo aunque le agrego especias, aceitunas , tomates secos etc....
    Curioso lo del dicho , pues ea, que nos la den con queso que si es como el que has preparado se admite con gusto jeje...
    Besinos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El queso admite todas esas especias que dices. Con una ramita de romero también está muy rico, pero la receta más tradicional es en la que simplemente el queso se echa en el aceite.

      Eliminar
  3. Para no variar me ha encantado leer tu post siempre nos cuentas tan bien todo que consigues me traslade a tu casa mientras preparabas este maravilloso queso en aceite.
    Te ha quedado de relujo asi no la he echo nunca, si lo he comido alguna vez regado con aceite por encima con tu permiso tomo nota seguro estara de rexupete no hay mas que ver las fotos.
    Bicos mil wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, el sabor es muy distinto si lo riegas con aceite a si lo dejas un tiempo dentro de él. Si te gusta el queso, te aconsejo que lo pruebes, porque os va a encantar.

      Eliminar
  4. Yo no sabía que de Cervantes provenía la receta: La mia es parecida: se ahueca un queso duro y se ahueca,lo que se quita se corta en trozos pequeños, tamaño bocado y se vuelve a armar con pimientas y aceite. Se deja macerar un tiempo.
    Besos Mari
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/01/pasteles-de-alta-costura.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, ya ves que con el Quijote, está todo inventado.

      Eliminar
  5. Ohhhh, aquí la ratona oficial jaja
    Yo con un queso al lado sería feliz y no te puedes imaginar la cara que pongo al lado de una tabla de quesos...para mí lo máximo.
    Lo suelo hacer así para regalar en Navidad y aunque parezca mentira no todo el mundo lo conoce preparado de esta forma y siempre es bienvenido.
    Desde niña lo preparaban en casa, y el que dejaban para el final, que ya picaba...más me gustaba.
    Una entrada totalmente deliciosa y encima con fragmentos del Quijote ¿qué más se puede pedir? pegarle un buen mordisco a ese queso que nos traes :)
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo estaba preparando me acordé de ti. Sabía que te gustaría, porque se de tu afición al queso. Creo que ya sabes que a mi el queso no me gusta nada, pero no podía faltar en el blog, así que me sacrifiqué un poco para hacer las fotos y mostraros la forma de prepararlo a los amantes queseros.

      Eliminar
  6. El queso manchego en aceite es todo un manjar. Yo lo he hecho en bastantes ocasiones, y si a partir de un mes ya va cogiendo sabor, cuando lleva más tiempo, empieza a tomar ese color un poco rosado, y ese picor característico.....Todo un lujazo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marqués, cuando uno es amante del queso, no se conforma con guardarlo un mes, sino que es paciente y espera mucho más, para que adquiera ese sabor picante que tanto gusta.

      Eliminar
  7. Cuanto se aprende contigo, y no solo de comidas sino del Quijote, que todo el munda sabe como empieza, pero pocos saben como acaba, lo tendre en cuenta porque nos encanta el queso en aceite, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ¿no os pica la curiosidad de saber qué pasa en cada capítulo? Leerlo poco a poco, mientras se toma una tapita de queso, es un plan perfecto, Mamen.

      Eliminar
  8. Me encanta el queso en aceite. Alguna vez lo he hecho en casa, el único problema es esperar tanto tiempo para comerlo. Cada día miraba el bote y le preguntaba a mi mujer "¿Lo abrimos?" Me decía que teníamos que esperar jajaja

    Me encanta esta manera de acercarnos al Quijote

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, si se tiene paciencia obtendrás tu recompensa, porque el queso va ganando con el tiempo. Menos mal que tu mujer, la tiene por ti, jaja.

      Eliminar
  9. Me ha sorprendido mucho eso de lavar la cuña... nunca hubiera metido un queso bajo el agua! Pero si es así, así será. Muy rico, muy muy rico, yo que adoro el queso... que te voy a decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, lo de lavar el queso se solía hacer cuando se echaba el queso entero en aceite. Esto se hacía para limpiar bien la corteza y evitar que se manchase el aceite. Cuando se guarda como yo lo he hecho, troceado, o una cuña, no sería tan necesario lavarlo, aunque tampoco está demás.

      Eliminar
  10. Mi querida amiga, que agradables son tus entradas y cuanto me gusta venir a ellas, este queso con aceite es todo un manjar, la verdad que el queso manchego es mi pasion, aunque por aqui se encuentra muy poco, pero se que es rico de verdad, y con ese aceite un buen vino y una buena hogaza ya esta todo listo para empezar un dia maravilloso. Mil besicos mi Reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que a los amantes del queso os gustaría esta entrada. Qué pena que por allí no lo encuentres tantas veces como te gustaría, pero sabes que en mi casa siempre tendrás esperándote una tapita de queso acompañado del vino que hablas.

      Eliminar
  11. Delicioso, y el de cabra queda divino, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además sencillo de preparar, Adita. Quien no disfruta de un queso así es porque no quiere... jaja.

      Eliminar
  12. Hola!!!
    Me encanta el queso en aceite de oliva. Me llama la atención el que haya que lavarlo antes de envasar.
    Tomo nota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, suele lavarse cuando se guarda el queso entero, aunque yo lo lavo siempre, aunque sólo guarde un trozo, pero más por costumbre que porque sea necesario.

      Eliminar
  13. Buenas tardes Maritornes. Esto sí que es un manjar un buen queso en aceite de oliva, sano y rico, con un vino y un buen trozo de pan, tiene que ser un no parar, trocito de queso con pan y sorbito de buen vino manchego.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queso, pan y vino, buena combinación, Paco!

      Eliminar
  14. En casa lo hacemos mucho a mi me encanta lo rico que está!!besos

    ResponderEliminar
  15. Mi querida amiga, vuelvo a entrar para darte miles de gracias por tus palabras en mi entrada de despedida del concurso, si amiga a veces el ser humano prefiere el maldito dinero a la amistad, y como yo no soy partidaria de eso he salido por la puerta grande siendo yo la que he abandonado con el numero mas grande de estrellas, asi que mi premio son vuestros comentarios. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el premio, María, todos los votos que te has llevado...

      Eliminar
  16. De los mejores que he probado, tiene un gusto y un sabor que hace que al saborearlo se te quede en el paladar, aconsejo que lo probéis

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...