Páginas

6 de octubre de 2014

SARDINAS DE CUBA Y HUEVOS FRITOS

En época de vendimia, los pueblos manchegos se inundan de perfume a uvas recién cogidas y a mosto. Un olor que los manchegos reconocemos con facilidad, evocador por su vinculación a la infancia, que suele despertar en nosotros, por lo general, hermosos recuerdos.

Cuando escribo estas líneas huele a vendimia en mi pueblo. Y bajo su influjo, recuerdo las comidas propias de los vendimiadores: gachas, pistos, ajos, cochifritos, arroces de pollo o bacalao, tocinillo salado, sardinas de cuba, etc.

Siempre se ha dicho que las mejores sardinas saladas eran las de la vendimia. Llegaban a las tiendas de ultramarinos en vistosas cajas cilíndricas de madera blanca (cubas), la cola hacia el centro y la cabeza hacia fuera, formando una rueda maciza y plateada que exhalaba un olor penetrante a… mar. Se compraban por docenas. Solían comerse crudas, aliñadas y fritas. Una sardina era un bocado polivalente, muy socorrido, que lo mismo servía de segundo plato, en la comida o la cena, que de desayuno o  merienda

Hoy nos atrevemos a presentarlas advirtiendo que se trata de un plato de fuerte sabor, no apto para todos los paladares, porque al freír la sardina de cuba se acentúa la salazón y toma un ligero matiz picante. En las casas manchegas, los que aún mantienen la tradición las comen con abundante pan, mojando en el aceite y cargando, a la vez, trocitos de sardina. El huevo al freírse adquiere el sabor que deja la grasa de la sardina y se convierte en un complemento perfecto.

Os animamos como pocas veces a componer y degustar este rápido y sencillo plato (también nutritivo y contundente). Si receláis, si no sois amantes de los sabores fuertes, hacedlo con una actitud “experimental”, de tanteo con una sola sardina, pero no dejéis de probarlo.

Le va bien un vino blanco de la variedad “Airén”, la más extendida en la Mancha y, necesariamente, después, agua: la digestión os reclamará agua; por eso, en otros tiempos, se consolidó una sólida alianza, que dejaba muy a las claras que el mejor amigo de la sardina salada era el botijo.




INGREDIENTES
  • 2 sardinas saladas (de cuba)
  • 2 huevos fritos
  • 2 pimientos
  • Aceite de oliva

ELABORACIÓN

Freir los pimientos hechos tiras. Una vez fritos se reservan.



Se corta la cabeza de la sardina y se le limpian las tripas por dentro.



Se fríen en aceite (dos minutos por cada lado). Que no queden muy hechas.




Se retiran y en el mismo aceite se fríen los huevos.




Se ponen las sardinas y los huevos en un plato y se bañan en abundante aceite (a gusto de cada uno). Se acompañan de los pimientos que hemos preparado con antelación.





NOTAS

1. Para comerlas, con el cuchillo y el tenedor se retiran las escamas y se van sacando trocitos de carne hasta limpiar la raspa. Se van mojando sopas de pan con la mano, cargando sardina y aceite y a la vez se van mojando en el huevo.
2. Hay que tener cuidado al freir las sardinas y no dejarlas demasiado tiempo para que no queden demasiado saladas.

39 comentarios:

  1. Ay cariño, con un plato como este delante sería la mujer más feliz del mundo. Ya las sardinas me vuelven loca pero si me las acompañas de pimientos y huevo frito, vamos...eso ya es para mi una delicatesem total. Me encanta el plato que nos traes hoy, absolutamente delicioso!!

    besinesss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste, Merchi!! Ya ves que con unos ingredientes tan simples como unas sardinas y huevos, se puede hacer un plato para chuparse los dedos.

      Eliminar
  2. Buenos días Maritornes. Un palto sencillo pero con un aspecto extraordinario, esas sardinas con los huevos y los pimientos me parece todo un lujo. A mi padre las sardinas saladas le encantaban y me acuerdo que las aplastaba cerrando la puerta y las pillaba.
    No te preocupes por las visitas, creo que todos andamos con el tiempo justo y todo el día corriendo.

    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo el recuerdo de ver prensar las sardinas con la puerta. Y es que cuando se hace, la carne de la sardina queda mucho más rica...

      Eliminar
  3. Si te digo que nunca he probado las sardinas de cuba... las empecé a ver ya muy de mayor, porque en mi pueblo del norte no las venden así, solo hay frescas normalitas del pescatero.
    Siento una gran curiosidad, esa es la verdad, un día si las encuentro voy a llevarme un buen puñao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, por lo menos una vez hay que probarlas. Como se que tu huyes del aceite y sueles aligerar las recetas, para empezar puedes comerlas sin freir, directamente como las compras, que también están muy ricas. Eso sí, tienes que ir concienciada de que tienen un sabor fuerte.

      Eliminar
    2. ¿En serio? ¿Crudas? Bueno, crudas no, que es una salazón... hmmmmm me van a encantar. Por cierto, me he mudado de blog y por eso no recibes mis feeds, estoy teniendo un serio problema con esto, porque he perdido todos los seguidores, que vale que no eran muchos pero ahí estaban!!!

      En breve enviaré un mail a todo el mundo, pero los tengo que ir rescatando uno a uno y voy a ratitos :)

      Ahora estoy en wordpress y mi dirección es http://migasenlamesa.com, sin las www que tenía antes en blogger

      :)

      Eliminar
    3. Ah, ¿ese era el problema? pues lo soluciono rápido. Voy a enlazarte y así no me pierdo más cosas.

      Eliminar
  4. Me pregunto ¿nuestros antepasados tendrían tensión alta? Quizás sí, pero seguro que no tenían idea de qué era eso.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, Norma, nuestros antepasados comían muchas cosas de las que ahora huimos creyendo que no son saludables y en muchos casos y llegan a mayores con menos achaques que nosotros, jaja.

      Eliminar
  5. No sabes como le gustaban a mi padre los arenques, que por aqui a las sardinas de cuba las llamamos asi y hoy que hace años que murió , me has dado un pellizco en el alma con tu entrada.
    Besinos mi cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito cuando algo tan simple como una sardina nos trae el recuerdo de alguien querido. Eso es signo de que hemos disfrutado mucho con el las pequeñas cosas de la vida. Un beso enorme, guapa!!

      Eliminar
  6. Esto es un manjar de dioses que rico!!besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando era pequeña y mi tía me llevaba algunas veces a una tienda enorme de ultramarinos para comprar las legumbres al peso, en la puerta siempre tenían unas sardinas de cuba que me tenían hechizada, y por más que insistí, jamás me las compraron.
    Tiempo después dejé de verlas y a día de hoy, no las he probado todavía. Pero viendo las tuyas y cómo lo cuentas, me has traído esos recuerdos y el aroma, fuerte a mar y pescado....y con ese acompañamiento que le has dado, si es que no puede estar más rico !!!!!
    No dudes que cuando vuelva a verlas, me acordaré de tí y de ésta receta. Y aunque me tenga que recorrer la isla para rebajar el aceite, la hago, vaya que la hago jaja
    Besotes gordos, mi niña, comos siempre, un gustazo pasear por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende que algo tan cotidiano para mí como estas sardinas, no las hayáis probado. Como os comentaba en el post, por lo menos una vez hay que probarlas, así que te animo a que las busques y las pruebes y si no... me lo dices y te mando unas cuantas!!

      Eliminar
  8. Voy a tener que pasarme por tu casa porque yo tampoco las he probado aunque tengo la excusa de que no me gustan las sardinas y por eso no me fijo mucho. Las que dices las he visto, claro, pero me parece que tendría que autoinvitarme a tu casa para disfrutarlas. Y en el peor de los casos yo me como los huevos fritos y los pimientos, y eso si, bien de pan con todo ese aceite tan sabroso, jajaja.
    Como siempre, un placer venir a tu cocina hagas lo que hagas!
    Un beso grande, niña, que tengas una buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me dices que no te gustan mucho las sardinas, no se si animarte a que pruebes estas. Quizás un trocito... Eso sí, tú vente para acá, que siempre habrá algo que te guste. Para mi siempre será un placer tenerte por mi cocina.

      Eliminar
  9. Yo si me acuerdo de pequeña verlas y creo que intente probarlas una vez y no me gustaron, quizás hoy viendo este plato tan contundente que has preparado seguro que me gustan, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas sardinas tienen un sabor fuerte, es normal que no sean del agrado de los niños. Quizás sea distinto para un adulto que tiene el paladar acostumbrado a otros sabores. Aunque soy consciente, de que no es un plato que le guste a todo el mundo. Sólo es apto para los amantes de los sabores fuertes.

      Eliminar
  10. Me encanta leer entradas cargadas de recuerdos, es como transportarme a otro lugar y otro momento sin moverme de la silla.

    Yo vivo en Andalucía y no recuerdo ver esas cubas de sardinas ¡pero me encantaría encontrarlas! Indagaré un poco a ver si lo consigo

    ¡Gracias por esta entrada tan maravillosa y bonita!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cuca. Te animo a que las busques y que las pruebes y si no, para ti también habrá un plato con unas cuantas sardinas en mi cocina.

      Eliminar
  11. Antes se veían mucho por aqui estas sardinas aun que yo nunca las probé, pero te dijo que las probaria encantada y mas con ese acompaña miento de huevos y unos riquísimos pimientos, bikiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde, María José, así que si tienes ocasión no dudes en hacerlo.

      Eliminar
  12. A mi Costi le encantan las sardinas saladas, pero de ésta forma nunca las hemos comido, tomo nota, porque seguro que le gustan! yo, comer con cuchillo no se... pero me doy una maña para mojar pan con la mano que no veas... jijii.
    La entrada del pisto de berengenas, muy didactica, como todas! La ensalada de limón, no la conocia, suer refrescante, para tenerla en cuenta , ya ara el proximo verano jijii.
    Que pinta tiene tu tortilla en salsa... siempre XL para poder comerla de las dos formas jijii. Yo la preparo con cebolla, bolas de pimienta negra, tomate frito y una hojita de laurel, así que la llamamos guisada... hummm que rica! me la has recordado desde que no la hago... tengo que ponerle remedio!
    GRACIAS por tu visita, querida paisana, me alegro de haberte traido buenos recuerdos.

    Besitosss GUAETONA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te has puesto al día de todo lo que te has perdido durante tus vacaciones, eso está bien!! jaja. Me alegra que te gusten las recetas y que te haya refrescado la memoria de alguna recetilla.

      Eliminar
  13. Holaaaaaaaaaaaaaaaaas pesiosaaaaaaaaaaaaaaa como siempre me tienes haciendote la ola y babeando con esta fantasticamarvillosariquisimaaaaaaaaaaa receta de tu tierra es otra de las que tendremos que probar en casa si encuentro las sardinas aqui por que hace años las compraba en Mercadona pero ahora no las traen.
    No dudo lo mas minimo esten de muerte relenta , es una pena no poder meter la mano para mojar con el pan el el huevo asi como en el aceite y beber ese vino blanco de tu tierra que seguro esta de vicio.
    Como siempre un post ,receta y fotos del paso a paso de 30 points .
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que por tu tierra sería más fácil encontrar estas sardinas. A mí, personalmente, las de mercadona no me gustan porque vienen envasadas y se quedan blandas, aunque a falta de pan... Eso sí, te recomiendo que si puedes, la busques de las que van en la cuba de madera. Notarás la diferencia.

      Eliminar
    2. Pues aqui no las hay la primera vez que las vi fue hace 13 años cuando abrieron el mercadona en Ponferrada ,las tenian en la charcuteria y venian en una caja redonda de madera ,comprabas las que querias por suelto ,pero cuando lo reformaron quitaron la charcuteria y los quesos y las sardinas .
      Cuando vaya mirare por si las hay envasadas como dices tu y no las he visto.
      Bicos mil wapa.

      Eliminar
  14. Recuerdo ver esas cajas redondas con sardinas como ahumadas cuando era niña -creo que las mismas que cuentas, aunque nunca oí llamarlas "de Cuba"- pero sin embargo no soy consciente de verlas por aquí desde hace muchos años...
    No sabía que se podían freír o aliñar. Me ha resultado sorpresivo. Pero no le hago ascos a la preparación que nos propones, aunque como decimos por aquí "debe tirar por el vino"
    Apunto tus sugerencias.
    Besitos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  15. Estas sardinas, dependiendo de las zonas reciben diferentes denominaciones; de cuba, arenques o sardinas saladas... Seguramente, son las que viste cuando eras pequeñas y no eran ahumadas, sino en salazón. Si las encuentras y te animas a probarlas, ve preparada para un sabor fuerte y ten preparado un vasito de vino para acompañar.

    ResponderEliminar
  16. Recuerdos de infancia que creo que los que tenemos ya una edad, hemos vivido en cualquier zona de nuestra geografía. Aquí se llamaban sardinas salonas y parece que estoy viendo a mi padre envolver una sardina en un papel de estraza y la aplastaba ¡¡metiendóla entre el cierre de la puerta de la cocina!! Es decir, al cerrar la puerta, ésta hacía como de plancha. Yo era muy pequeña, y no se muy bien cuál era el objetivo, quizás desprendiera mejor la espina?. En fín lo que si tengo muy presente, era el olor, el sabor y la presentación en aquellas grandes cajas redondas de madera... Sí, eran buenos alimentos y se comía de forma muy saludable con ingredientes muy básicos.
    La receta que nos dejas, como siempre es un auténtico lujo y esas sardinas con los huevos y los pimientos, es un verdadero festín.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, yo también he visto en casa envolverlas en el papel de estraza que comentas y pillarlas con la puerta, aunque nunca me había dado por preguntar para qué se hacía. He estado investigando y la finalidad es que se pelen en crudo mejor. Se le da más consistencia a la carne. y las escamas se desprenden más fácilmente. Aunque a simple vista es fácil, hay que saber hacerlo; se pillan a la larga y en plano, para queden planas y duras.

      Eliminar
  17. Mi querida amiga, cuanto he disfrutado con tu entrada, que recuerdos de esas sardinas y de esas cajas redondas de madera, por aqui le llamamos sardinas de bota, aunque por desgracia ya se ven poco, ahora se ven envasadas al vacio, sin nada de sabor, ese plato que ti nos regalas hoy no tiene precio, que sabor deja ese aceite una vez que las has frito, y que ricos esos huevos fritos que te han quedado de cine, de verdad que como todos los platos que preparas de tu hermosa tierra me ha enamorado. Mil besicos princesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Es curioso las distintas denominaciones que tienen estas sardinas en los diferentes lugares, ¿verdad? aunque creo que todos coincidimos en los buenos recuerdos que nos traen y es cierto que no tienen ni punto de comparación con las que venden envasadas.

      Eliminar
  18. Aquí son las sardinas de cubo o "rancias", no se encuentran con facilidad, a mi marido le encantan así que si le pongo delante el pedazo de plato que has preparado me hace la ola, jeje! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves que con poca cosa lo puedes hacer feliz, jaja. Dale un capricho!!

      Eliminar
  19. Una plato sencillo y delicioso me encanta!!!! te ha quedado con una pinta deliciosa super apetecible, me he quedado con antojo de probarlo, un plato de lujo!!! muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste. Ya solo te queda probarlo...

      Eliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...