Páginas

5 de marzo de 2014

REMOJÓN

El remojón es una receta para desayunos y, sobre todo, para meriendas. En las casas antiguas y en el campo, no dejaba de ser una forma habitual de utilizar el pan duro de varios días y, por lo tanto, su práctica encaja dentro del estilo sencillo, parco y a la vez creativo de la cocina tradicional manchega.

El pan se tostaba delante del fuego, apoyado en cualquier objeto metálico de los que por allí menudeaban: unas trébedes, las tenazas, las planchas para la ropa, etc. Como generalmente se tostaban panes enteros, se le hacían unos cortes en forma de cuadrícula. Así se tostaba mejor la miga y luego era más fácil trocearlo y comerlo.

En las largas tardes de invierno, cuando oscurecía pronto y los campesinos se sentaban alrededor del fuego, nadie permanecía ocioso; motriles, gañanes y caporales tenían su correspondiente ocupación. Era el tiempo adecuado  para dedicarse a otras tareas;  tareas complementarias y, así mismo, de primordial necesidad: hacer pleita con esparto para cordetas, serijos o para forros de garrafas y botellas, zurcir sacos, reparar capachos, coser arreos de las mulas, echar lañas a los lebrillos rajados, etc. Eran tardes largas, en las que convenía preparar una buena merienda. Ésta debía  ser nutritiva, con el necesario aporte calórico, y si rompía la monotonía habitual, mejor. Entre las recetas diferentes y originales para componer una colación distinta, el “remojón” ocupaba un lugar destacado.

El mejor pan para hacerlo era y es el pan blanco de candeal (llamado “pan de cruz” en algunos lugares de La Mancha, por la cruz trasera que marca los cuarterones) pero la receta admite cualquier pan, siempre que tenga una cierta consistencia. Y si no se dispone de chimenea (que será lo habitual) puede utilizarse cualquier otro medio de tueste, con la única condición de que no atente demasiado contra el grosor de la tostada.



INGREDIENTES
  • 1 pan candeal
  • 1 naranja
  • Aceite de oliva
  • Azúcar

ELABORACIÓN

Se corta el pan en dos mitades





Por la parte de la miga, se le hacen rajas en cuadrícula de unos 5x5 cm. Se pone a tostar por las dos caras (también por la corteza).



Una vez tostado, se empapa con el zumo de una naranja exprimida, se riega con aceite de oliva y se espolvorea con azúcar.






Nada más. Listo para merendar.



¡QUE APROVECHE!

61 comentarios:

  1. Que interesante, nunca lo habia oido, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te recomiendo que lo pruebes y me cuentes...

      Eliminar
  2. Madre mía que ricura, me ha encantado!! Gracias por compartir la receta y su historia! Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, es una receta bien sencilla que no te puedes perder...

      Eliminar
  3. Esto tiene que estar de chuparse los dedos!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente lo está... Te animo a comprobarlo.

      Eliminar
  4. Esto si que es un señor desayuno, me encanta, que buena pinta, por favor.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta desayunar con tostadas, lo es. Yo lo presento así, pero ya he dicho que admite cualquier pan y un formato más individual.

      Eliminar
  5. Tiene una pinta fantástica. Ese pan de la foto, antes de hacerle nada, tiene que estar de muerte. Ya, si lo tostamos, si puede ser a la brasa, y como tu lo has preparado, es un lujo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pan por sí solo es una delicia y desde luego, es un imprescindible para muchas recetas manchegas... las migas por ejemplo, no sabrían igual sin este pan.

      Eliminar
  6. Nada más y nada menos. No conocía el postre, pero con qué pocos ingredientes se preparaban platos exquisitos. Cuanta sabiduría natural esconden todas esas generaciones que nos han precedido y con qué poca cosa pasaban una tarde relajada y en familia. Como siempre, me ha encantado remontarme a épocas pasadas así como el delicioso postre que nos dejas.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nieves. Ya ves, que en la cocina manchega con pocas cosas se hacen platos muy ricos. Imaginación al poder!

      Eliminar
  7. Mi querida amiga, que agradable es entrar en tu cocina, cuanto me gustan tus entradas llenas de tradicion, y contandonos cosas tan interesantes de nuestra gastronomia, la receta que nos traes hoy es una autentica delicia, llena de sencillez, me ha encantado, y ese pan es una joya, por aqui se le llama pan blanco pero ahora se hace poco,una lastima que las cosas tan ricas no las hagan. Mil besicos cielo, y sigue contandonos cosas tan maravillosa,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, María, que cada vez se consume menos pan de este tipo. Imagino que todo es debido a que por los cánones de belleza que impone la sociedad, nos decantamos más por comer poquito pan o hacia panes integrales... Pero desde luego, este pan es una maravilla. Por mi tierra, aunque se consume menos, si que tenemos la suerte de seguir disfrutándolo y aún no es raro verlo en las panaderías.

      Eliminar
  8. Mari,tienes una manera muy amena de motivar tus recetas. Al leerte imagino a mi abuela preparando,quizás esta merienda.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tu abuela merendó muchas veces un pan tostado como este... El otro día, la mía revivió aquellos momentos y nos contó un montón de historias de la época.

      Eliminar
  9. Tu blog es una maravilla, me encantan tus entradas y todo lo que explicas, es como trasladarse a otra época, pero lo que nos queda son esas maravillosas recetas llenas de encanto. Me ha gustado mucho este remojón, que no conocía.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nuria!! De eso se trata... de recordar aquellos momentos y esas recetas que sería una verdadera pena que se perdieran.

      Eliminar
  10. Qué cosas más ricas nos enseñas siempre!
    Me quedo con tu remojón, que me ha encantado, una forma deliciosa de desayunar (yo que siempre desayuno pan)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, tú que eres de aligerar recetas... puedes hacerlo con pan integral. Seguramente no estará tan rico, pero puede valer... Eso sí, no pases por alto el azúcar, que es lo que le da la gracia a la receta.

      Eliminar
  11. Madre del amor hermoso que ganaaaaaaas de irme a tu casa a merendar he visto las fotos en grande y no te imaginas lo que he babeado eso si que es merendar con fundamento.
    Aqui no hay ese tipo de pan pero hay unas hogazas con una buena miga que seguro serviran tambien porque no pienso quedar sin probarlo tiene que estar de rexupete no lo siguiente.
    El ajo de calabaza fue un exito mi hijo se lo comio en pure y no dijo ni mu y a mi me encanto asi que sera un plato que haga mas veces.
    Como siempre un post y receta fantasticos.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, cuando me digas enciendo el fuego y te preparo la merienda... pero hasta entonces, puedes hacerlo en casa con el que me dices. Yo lo he hecho como se hacía en la época y he tostado el pan entero, pero puedes hacerlo en tostaditas más pequeñas. Ya verás como te gusta... Ah! Y me alegra mucho que os gustase el ajo.

      Eliminar
  12. Madre mía!!! ¿habrá cosa más rica? Qué buena pinta!!! mmm...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si habrá algo más rico... pero más sencillo, no lo creo...

      Eliminar
  13. Que receta, tan sencilla, y tiene que ser un placer comer un panecillo de estos, me encantan las recetas antiguas y esta es divina, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adita, te animo a hacer tu versión y que nos la muestres en tu blog...

      Eliminar
  14. Buenos días Maritornes. Simplemente una receta sencilla, económica y muy rica tanto para merendar o desayunar como bien dices. Me alegra mucho ver tus publicaciones, porque son recetas que gracias a ti no se pierden, como esta del remojón que nos dejas hoy. Muchas gracias por tan buena información, sobre la gastronomía Manchega
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te guste Paco. Estas recetas no hay que dejarlas en el olvido y siempre está bien rescatarlas. Te animo a probarla y que me cuentes.

      Eliminar
  15. Con lo que me gusta la naranja y sin conocer este postre o desayuno, que maravilla como me ha gustado!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta la cantidad de platos que me vais descubriendo, una merienda fantastica!

    Besos

    Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

    Blog: Saboreando las estrellas

    ResponderEliminar
  17. El problema esta en poder parar de comer........
    Que tengas un feliz día.
    Besos. "La Cocina de Trini Altea"

    ResponderEliminar
  18. Menuda pinta que tiene! algo tan sencillo y tan rico...me lo voy a preparar una tarde! me ha encantado, como me gusta venir a tu cocina y aprender cosas nuevas..un besote

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Tere!! Espero que cuando lo pruebes, me des tu opinión.

    ResponderEliminar
  20. Me parece una delicia, y no lo conocía!, haré mi versión con el pan que tengo en casa y, aunque no creo que quede tan rico, seguro estará delicioso... Gracias por esta gran aportación, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pan es importante, pero como digo, basta con uno que sea consistente. Osea, que con uno de esos que haces caseros, también te quedará muy bien. Verás como te gusta.

      Eliminar
  21. Ohhhhh menudo postre mas sencillo y mas extraordinario a la vez.
    Como me gustan estas cosas tradicionales . Gracias por compartirlas para que las conozcamos porque son tesoros que no se deben perder.
    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, Bego... de rescatarlas y seguir disfrutando de ellas...

      Eliminar
  22. Buenas tardes Maritornes. Me alegra un montón que hayas preparado las lagrimas de pollo, pero más aun que te hayan gustado. Muchas gracias por tus visitas y por tus amables comentarios.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu receta. Lo mejor de esto es lo que podemos compartir...

      Eliminar
  23. Esta receta ademas de sencilla me parece fantastica, a mi como mas me gusta el desayuno es con pan tostado, y normarmente me tomo un zumo, asi que aqui estan las dos cosas unidas tan ricamente, me viene fenomenal esta receta, eres una fenomena de la cocina, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, tienes el desayuno perfecto, Mamen. Ya me contarás qué te parece...

      Eliminar
  24. Con lo que me gusta el pan tostado a la leña. Cuando hago barbacoa siempre pongo al final cuando ya queda muy poca brasa, algunas rebanadas a tostar. Se hacen en segundos. Probaré una así. Que rico se ve ese pan de miga tan apretada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. La comida hecha en la lumbre, siempre saber mejor... Y esas tostadas aprovechando las brasas son exquisitas...

    ResponderEliminar
  26. El próximo día que haga barbacoa, ya se lo que voy a merendar. Niña!!!!! qué cosa más rica y qué bien lo cuentas todo.
    Si es que lo estabas contando con tanto detalle, que creía que estaba a punto de que me pasaran la aguja para zurcir un saco jaja, cómo sabes meterme en escena :)
    Oye, el pan ya solo dice cómeme, pero hacerle el remojón, ya es la repera, vaya.
    Me encantó la receta, y no había oído hablar de ella en la vida.
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una de esas recetas que está cayendo en el olvido y merece la pena ser rescatada... Sirve para demostrar que con poca cosa, podemos hacer una merienda estupenda. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  27. que receta mas fácil y mas original,maria me encanto,me quedo por aqui aprendiendo mas cosas de ti,jrejej y te invito a mi blog por si quieres cotillear tu tambien,un bst toñi
    http://cosillasdeto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Toñi y bienvenida!! Ahora mismo voy a pasarme por tu blog para echarle un vistazo.

      Eliminar
  28. No me deja seguir tu blog hoy... Volveré.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Desde el blog de Nenalinda he llegado al tuyo y no sabes como me ha encantado y encontrarme con estas cosas tradicionales de cada pueblo y nada mas ni menos que con el pan que por aqui le llemamos pan bregado que mo abuela me lo traia cuando iba a las ferias vaya recuerdos. Deliciosa receta es esta, me quedo por tu cocina, bikiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida María José!! En cuanto al pan, algo que me sorprendía cuando era más pequeña, era salir fuera de la mancha de viaje y no encontrarme con el pan que tenía en la mesa todos los días... Vuelve por aquí siempre que quieras...

      Eliminar
  30. Hola Maritornes! yo tambien vengo de parte de Nenalinda jijii y le doy las GRACIAS por haber podido conocer tu estupéndo blog. Me gusta la forma de esplicar las recetas, y como las rescatas dandolas a conocer, pues aunque soy manchega como tú, ésta por ejemplo no la conocia, con lo rica que debe estar, claro que le voy a poner remedio!
    La receta de las migas, me ha recordado a como las hacia mi papi...
    De que lugar de la Mancha eres? yo soy de un pueblecito de Toledo, Erustes, no sé si te sonará...

    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi cocina!! Me alegra tener a otra manchega por aquí, aunque estemos algo lejos, porque yo vivo cerca de las tierras por donde paseaba el Quijote...

      Eliminar
  31. Hola guapa, venía a contarte, que llevo dos mañana desayunando remojón light. Verás, sólo dos tostadas bañadas en zumo de naranja aliñada con un poco de canela molida y en vez de azúcar, un hilo de sirope de ágave. Por prescripción facultativa no puedo tomar ciertos alimentos, y como las torrijas este año quedan incluidas en las prohibiciones, no sabes, como disfruto de estos remojones.
    Besotes gordos, mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  32. Una merienda exquisita y muy rápida, garacias por seguirme yo también me quedo a ver tu cocina.Besosss

    ResponderEliminar
  33. Me gusta lo que se cocina por aquí... Es un placer venir a "cotillear" lo que guisas... Gracias por tus cariñosas palabras y por tu visita... A partir de ahora nos veremos a menudo... Besotes y feliz domingo!

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...