Páginas

14 de enero de 2014

HABICHUELAS CON CARETA

Como corresponde a los meses de crudo invierno, presentamos un plato de sustancia y contundencia. Un  guiso de los que se hacían en los fogones de antaño, alimentados con cepas (tronco y raíz de la viña),  que servían para calentar la cocina y guisar durante todos los días de la estación fría del año.

La matanza, práctica brutal, pero considerada de supervivencia cuasi obligatoria –y justificada por tanto- en las casas manchegas de no hace tanto tiempo, propiciaba un surtido muy variado de alimentos procedentes del cerdo. Muchos de ellos, la mayoría, se salaban o se guardaban en orzas de aceite. Otros se utilizaban en los días posteriores a la matanza. La careta podía correr ambas suertes. Y tanto cruda como salada constituía un complemento perfecto para el puchero de habichuelas, como se denominan las judías en muchos pueblos de La Mancha.

El puchero se arrimaba a la lumbre, dormía en ella, desde muy pronto, por la mañana, y allí mantenía un hervor bajo e irregular, sin sobresaltos. Las habichuelas requerían tres horas o más de cocción en esas condiciones. No había prisas. Por otra parte, el guiso no requería demasiadas atenciones: la precaución de echar en agua las alubias la noche anterior, los cortes del primer hervor y la ocasional vigilancia para que no se quedara seco, sin agua, añadiéndole ésta de vez en cuando.

Con esta sencilla fórmula, al cruzar el sol el punto del medio día y llegar la hora del almuerzo (la comida), se podía verter sobre la fuente blanca de porcelana un alimento sabroso y nutritivo como pocos, para comer sin remilgos, y con el cual era posible reponer fuerzas y contrarrestar los fríos del invierno.

Las habichuelas así preparadas requieren de un vino fuerte y con cuerpo, preferiblemente tinto, y, al igual que otros platos manchegos, saben mejor si van acompañadas de de otras “gollerías” campestres: unas guindillas en vinagre  y unos rabanitos pelados.

Para esta ocasión recomendamos un vino extraordinario: “Juan José”, de la firma Torres Filoso, de Villarrobledo. Las bodegas están en la antigua carretera que va a San Clemente, por lo que se puede comprar casi sin bajarse del coche.



INGREDIENTES


  • Judías
  • 1 careta de cerdo
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 hoja de laurel
  • 1 rama de tomillo o romero
  • 1 patata
  • 1 cucharada de pimentón
  • Sal

ELABORACIÓN

Poner en agua las judías al menos, seis horas.



Pasado este tiempo, poner las judías en una cacerola cubiertas de agua y se dejan a fuego lento hasta que rompen a hervir. Cuando hierven, se corta el hervor con agua fría. Repetir esta acción dos o tres veces.


Se corta la careta en trozos y se añade a las judías. Con una espumadera, retirar la espuma de los primeros momentos.






Añadir una cabeza de ajo, una cebolla, una hoja de laurel y una ramita de romero o tomillo. Hervir a fuego lento, añadiendo agua fría de vez en cuando.


Cuando se vea que las judías están tiernas, añadir una patata troceada y una cucharada de pimentón.



Retirar la cebolla, los ajos y las hierbas y servir.



NOTAS

1. Las judías tienen que hacerse a fuego lento. Tardarán unas tres horas aproximadamente en hacerse.
2. Si se tiene la posibilidad, quedan mucho mejor hechas al fuego en un puchero de barro o en cocina de gas.








54 comentarios:

  1. Asi estan de rechupete, yo le suelo añadir mas cosas, porque a mis hijos les gusta con mas carnes, pero a mi me gustan asi que son mas sanas, cuando estamos solos los dos, suelo hacer los guisos con menos grasas, y por supuesto apoyo lo de hacerlas a fuego lento, a mi edad me sobra tiempo ya jajaja, besitos cocinera guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan más bien ligeritas, y normalmente intento hacerlas con otras carnes que no tengan tanta grasa, pero reconozco que cuando hice estas, me supieron a gloria!!

      Eliminar
  2. Qué gustazo de entrada !!! No sólo por la receta, que casi lloro de la emoción, sino por cómo las has presentado.
    Escenas cotidianas, de no hace tantos años, y que en los pueblos y con chimenea estoy segura que se pueden seguir viviendo.
    Las mejores habichuelas que me he comido en mi vida fueron así, al rescoldo de unas brasas de chimenea....hace 20 años y si cierro los ojos todavía babeo :)
    Años hace que no como careta de cerdo, en casa a nadie le gusta y una se va acomodando a los gustos de los demás y privándose de los gustos propios....una pena ¿verdad?
    Besotes, mi niña....te quedó de escándalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que cuando somos muchos en casa, hay que acomodarnos a los gustos de todos, pero por una vez... deberías darte el gustazo y hacerte unas para ti sola, así a fuego lento... como diría mi abuela, cocinándose a su amor. Y si ya puedes hacerlas al fuego, mucho mejor. Algún día os haré unas cocinadass en el fuego.

      Eliminar
  3. Uffffffffffff madre mía, lo que hará que no comemos un plato de algo así... yo creo que desde que vivía en el pueblo, y guisaba mi abuela en la cocina enorme de su casa, una de esas cocinas donde además se hacía vida de familia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esas cocinas hablaran... Qué buenos momentos hemos pasado en ellas. Hay costumbres que no deberían perderse, ¿verdad?

      Eliminar
  4. Mi querida amiga, estos platos con estas historias, me enamoran, que cosa mas rica, la cvareta me vuelve loca, y no la he probado nunca de esta forma, pero voy hacerla ya mismo, haces unos plstos que no tienen precio, que tradicionales y que ricos, es un placer de los grandes pasar por tu cocinas, miles de gracias por estas recetas tan maravillosas. Un abrazo enorme cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Es una pena que la forma de cocinar unas judías, se quede en historia. Por desgracia, nos vamos dejando llevar por las prisas que impone la sociedad actual y nos vamos olvidando de estos platos que cuando tenemos tiempo para hacerlos, nos saben a gloria...

      Eliminar
  5. Ya me estoy imaginando el puchero cerca de la lumbre y las habichuelas cociendo a fuego lento, estas son las cosas sencillas que producen felicidad, vamos que si me pones un serijo y me dejas cerca el vino del que hablas (el amigo Juan Jose), yo te vigilo las judias el tiempo que haga falta. Gracias por compartir estas recetas y sobre todo esta esencia magnifica que sale en forma de humo de puchero por las entradas de tu blog. Un abrazo y guardame un buen plato de habichuelas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Álvaro, ya tengo todos los preparativos: fuego, puchero, serijo, al amigo Juan José y un buen plato de queso manchego. Con ellos, espero que puedas llevar a cabo en mi cocina el cargo de cuidador de habichuelas que te acabas de ganar. ;)

      Eliminar
  6. Qué tiempos aquellos en que no nos corría la prisa. Hoy hay que hacer el almuerzo o la cena en media hora.
    Besos Mary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se supone que tenemos más calidad de vida!! A veces es bueno parar, olvidarse de las prisas y poder disfrutar de un plato de este tipo.

      Eliminar
  7. Me encanta tu blog! me quedo para seguirte, espero que pases por mi cocina pronto!!

    Abrazos desde Mese quema la leche.

    http://mesequemalaleche.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi cocina!! Ahora pasaré a visitarte.

      Eliminar
  8. Me encantan estos guisos, estas habichuelas tienen una pinta fantástica y si se pueden hacer a fuego lento juntó a una chimenea con leña.......un manjar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pena es que en pocas casas se conservan los fuegos...

      Eliminar
  9. un potaje de los que me gusta, rico y sabroso!! me gusta mucho tu blog y me quedo por aqui, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Viví. Pásate siempre que quieras...

      Eliminar
  10. Que pedazoooooooooo potaje me lo imagino echo a fuego lento en la cocina de leña ummmmmmmm si este esta de muerte relentaaaaaaa el otro lo siguiente ,me encantan estas recetas tradicionales de las cocinas de nuestras abuelas son una delicia y nunca fallan.
    Aqui la careta del cerdo no la he visto nunca asi sin curar ,sera cuestion de encargarla en la carniceria o en su defecto ponerla curada al humo de leña que serguro tambien queda bien rica en este potaje.
    Como siempre un post fantastico ,asi como una receta paso a paso y presentacion de 10 points.
    Digo yo que me vayas vaya poniendo un platin y un vasin de vino que en na me vuelvo a cenar <3 .
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chus, tú sabes que siempre que quieras tendrás en mi casa un plato de habichuelas o de lo que sea. Así que ya sabes... En cuanto a lo de la careta, me sorprende ver que no la comáis por allí de la misma forma que aquí, porque por estas tierras es de lo más habitual verla en cualquier carnicería o supermercado. Feliz semana!!

      Eliminar
  11. jaja, me encanta ver la foto de la cara del cerdo, la verdad es que asi da un poco de cosa pero todo en el cedo esta bueno, esas habichuelas tienen una pinta estupenda! un bespotee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da un poco de cosa, por el pobre cerdo... pero una receta tan típica no podía faltar por esta cocina. Y si quieres probar la receta y la careta no te va mucho, siempre la puedes sustituir por oreja o tocino.

      Eliminar
  12. Estos platos tradicionales tan estupendos y con solera me maravillan. La cocina tradicional, la de fundamento, tiene verdaderas joyas que no podemos perder de ninguna manera. Y este plato es un claro ejemplo. Maravilloso, perfecto para los fríos días invernales!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre está bien aprender cosas nuevas e ir avanzando en la cocina, pero sin dejar de lado aquellas que aprendimos en la de nuestras madres o abuelas. Y en estos días de invierno, siempre está bien recurrir a ellas..

      Eliminar
  13. Guisada no la he tomado nunca pero frita es de locura.
    Cuestión de probarla.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. Te animo a que la pruebes, verás como no te decepciona.

    ResponderEliminar
  15. Qué maravilla de plato… son los que mejor cuerpo te dejan ahora en invierno. Soy fan absoluta de los platos de cuchara, y en cazuela de barro y al fuego como tú recomiendas, tienen que estar de pecado. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pena es que actualmente se conservan pocas chimeneas en las casas para hacerlas al fuego... pero un puchero de estos, te resucita!!

      Eliminar
  16. Ay que me voy corriendo ya mismo para tu casa, abremeeeeeee que ya estoy picando jajajaja......
    A mi me encanta, pero si la ve mi Samiro , se come hasta la pantalla .
    Un plato de los de siempre que además nos aportan tantos recuerdos maravillosos, verdad ?....
    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego, la puerta está abierta y el puchero en el fugo. Cuando lleguéis el Samiro y tú pasad sin llamar... el olorcito os irá guiando.

      Eliminar
  17. Yo nunca comí esta parte del cerdo, pero en casa de mi marido que hacían matanza, si que se que les encantaba. Seguro que el guiso está exquisito. Recuerdo la cocina de mi abuela, que a primera hora de la mañana ya la encendía y comenzaban las cazuelas con el chup-chup lento hasta la hora de comer. Efectivamente, no había prisa. Ahora que tenemos todos los adelantos y estamos rodeados de tecnología, vivimos agobiados. En fín, un plato de lujo que hace reflexionar.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Nieves!! A eso tienes que ponerle remedio... la careta no es algo que pueda comerse todos los días si quieres conservar la linea, pero verás que está muy rica. Y si la haces frita, también te gustará.

      Eliminar
  18. Si las pilla mi marido no deja ni el plato!! un 10!

    ResponderEliminar

  19. Buenos días Maritornes. Simplemente buenísimo estas alubias con careta de cerdo. Un plato ideal para este tiempo y contundente, pero con un sabor estupendo. Si te comes un buen plato seguro que se te va todo el frio que puedas tener.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente, Paco. Un plato de estos es el mejor antídoto para combatir un día tan frío como el que tenemos hoy...

    ResponderEliminar
  21. Un guiso de los de toda la vida, gracias por entrar en mi blog, yo me quedo ojeando el tuyo que estoy viendo unas cositas muy buenas. Besos.

    ResponderEliminar
  22. mmm delicioso!!!! Que pinta !!!! esta como para probarlo ya, besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, tendrás un plato en la mesa.

      Eliminar
  23. Que plato tan rico te ha quedado muy sabroso, me gusta beso

    ResponderEliminar
  24. ¡Que ricas y que bien me vendría un platito hoy que ando griposa y con pocas ganas de nada!, me ponían las pilas ya

    Besitos

    Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

    Blog: Saboreando las estrellas

    ResponderEliminar
  25. Desde luego es un plato que te quita todos los males!!

    ResponderEliminar
  26. Querida Maritornes.. leerte es un auténtico placer. Creo que nadie es capaz de narrar tan bien la elaboración y degustación de un plato.. ¡¡qué maravilla!!
    Respecto al plato en si.. pues aun no siendo yo muy de "casquería" y la careta me sobresalta un poco. Imagino que debe tener un sabor muy parecido a la oreja, ¿no?.. ésa sí me gusta. sí... El caso es que con careta o no, no le hago ningún asco a tu plato.. y ya me gustaría a mi tenerlo mañana mismo para comer... Me ha encantado.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lara, puede que al ver la careta te de un poco de cosa comerla si no estás acostumbrada, pero le da un sabor especial que te recomiendo que pruebes. Y si no te decides, siempre la puedes sustituir por oreja o un trozo de tocino. También salen muy buenas.

      Eliminar
  27. Un plato bien sabroso, perfecto para combatir el frío de estos días!
    Besicos!!

    ResponderEliminar
  28. Que buen plato pa quitar el frio Maritornes!! uno de esos resucita a un muerto!!! Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos días... es de lo mejorcito que se puede comer...

      Eliminar
  29. Hi My Dear ! :* Your blog is so cool ! I want to invite you to mine , and check the shop witch the banner is on the right side of my blog ! You will get 10% discount! I think that u will find in this shop something special for u ;* If u wanna we can follow each other , just follow me and let me know ! I will follow u back as soon as it possible.

    ResponderEliminar
  30. Da gusto ver la buena pintaza que tiene!
    Con gusto me la tomaba!

    ResponderEliminar
  31. hola ¿porfi te unirias a mi blog y yo me uno al tuyo?
    mi blog es
    http://lacasitadeaitana.blogspot.com.es/
    besitos noe

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...