Páginas

18 de abril de 2013

COÑA O BOLLO DE SOPAS

Si hay un plato que ejemplifique el ahorro y la utilización de un bien tan valioso como es el pan, ese plato es la "Coña", también conocida como "Bollo de sopas".
Data de tiempos inmemoriables, tiempos en los que había que engañar al hambre; cuando se apreciaba y valoraba tanto el pan que si se caía al suelo era preciso borrar la ofensa besándolo. Tiempos en los que se reconocía la importancia de un simple mendrugo.
Y una vez más el ingenio manchego, acuciado como casi siempre por la necesidad, da sus frutos y nos ofrece, desde la máxima simpleza de ingrediente, una receta digna de un chef.
Además del interés culinario, la "Coña" representa, sobre todo, el arte del aprovechamiento, el arte de no desperdiciar nada: una lección de ética en estos momentos de derroche y de cubo de la basura fácil.




INGREDIENTES
  • Media barra de pan del día anterior
  • 4 Patatas
  • Aceite de oliva
  • Ajos
  • Sal

ELABORACIÓN

Se pone el pan del día anterior en agua unas dos horas, hasta que esté bien empapado.




Después se escurre bien hasta no tener nada de agua.




A continuación, se cortan las patatas para tortilla. En una sartén, se pone el aceite de oliva y un diente de ajo. Cuando esté frito se retira el ajo y se incorporan las patatas. Y cuando estén a medias de freír se incorpora el pan.



 Se va removiendo para que se vaya mezclando todo y cuando esté el pan completamente seco integrado con las patatas, se le va dando forma de tortilla.




 Se vuelve por un lado y por otro hasta que que se dore por los dos lados.






Esta receta es una de las que más variaciones tiene, incluso dentro de una misma localidad. La podemos encontrar con patatas como aquí os cuento y como siempre se ha hecho en mi familia, pero hay quien la hace sólo con pan o incluso quien hace la coña dulce. Eso sí, siempre tendrán que común que se hace con el fin de aprovechar el pan que se ha quedado duro.

¡BUEN PROVECHO!


9 de abril de 2013

MACHACÓN


El MACHACÓN es uno de los ejemplos más representativos de la cocina manchega: elementos culinarios muy simples combinados con mucho ingenio. En esta ocasión el protagonista es el sufrido comino, una especia relegada a un segundo plano que en el machacón se encumbra: inunda primero el aire con los vapores de la cocción y después explota el paladar invadiéndolo de sabores exóticos. 
Como decía: la imaginación al poder. 
El machacón tiene una versión ilustre que es el "Ajillo de elástica" en donde el pimiento asado desplaza y resta protagonismo a la patata. Bien puede hablarse de dos recetas de un mismo plato o de dos platos diferentes sobre una misma base. Ya colgaré esta versión.

De momento, vamos con la del Machacón...




INGREDIENTES

  • Patatas 
  • Ajos
  • Ñora
  • Pimentón de la Vera
  • Cominos
  • Aceite de oliva
  • Sal

ELABORACIÓN

Se ponen a cocer las patatas con dos o tres dientes de ajo y un pimiento seco o ñora.
Cuando están cocidas, pero un poco duras, se sacan a un plato y se machacan con un tenedor sin llegar a hacerlas puré, sólo romperlas.




Se van reintegrando a la sartén y se ponen a hervir de nuevo, añadiéndoles dos cucharadas de pimentón de la Vera, una cucharada de cominos y un buen chorreón de aceite de oliva. Cuando quede una salsa espesa se retiran del fuego.










Para servirlas, se cubren con huevo cocido cortado en rodajas y se acompañan de torreznos, que se fríen a parte.




¡BUEN PROVECHO!





2 de abril de 2013

FLORES DE SEMANA SANTA


Es tradición en La Mancha durante la época de Semana Santa realizar en las casas las frutas de sartén. Este es el nombre que se les da a los dulces fritos que se elaboran a base de harina, leche o agua, huevos, azúcar, aceite y algún licor. Entre ellos encontramos las hojuelas, los pestiños, los rosquillos y como no, la receta que os traigo hoy; las flores.

Aunque dependiendo de la zona de la Mancha en la que nos encontremos, la receta puede variar un poco, la más frecuente es la que os cuento.

INGREDIENTES

Para la masa

  • Una docena de huevos
  • Dos cascarones de leche
  • Doce cucharadas de harina bien cargadas (se hace una cucharada por huevo)
  • Un cascarón de anís seco (o aguardiente)

Para freírlas
  • Un litro de aceite de oliva
  • Azúcar para pasarlas una vez que estén fritas

ELABORACIÓN

Para la elaboración de este postre, necesitaremos un molde especial llamado flor. Es un molde de hierro con forma de flor y una mango muy lago para no quemarse al freírlas.

En un recipiente hondo, se echan los huevos, la leche, la harina y el anís. Se bate todo con una batidora de varillas hasta que esté bien mezclado.


Mientras que realizamos la masa, habremos puesto a calentar el aceite en una sartén honda (es necesario que sea honda para que cubra el molde cuando esté en el aceite). Una vez que el aceite esté bien caliente, se introduce el molde en el aceite y se saca y se introduce en la masa, cuidando de que el molde no se cubra del todo para que luego podamos desprender la flor con facilidad.








Una vez que se desprende la flor del molde, se vuelve a dejar el molde en el aceite, procurando que no esté nunca frío y se va repitiendo la operación hasta que haya masa.
Al sacarlas de la sartén, se ponen en un plato con papel absorvente y se espolvorean con azúcar.




Este es el resultado final. Hay quien además del azúcar las espolvorea con canela. Esto como casi todo, es cuestión de gustos.



Por cierto, ¿sabías que Sancho Panza, ya probó estas flores en las Bodas de Pedro Camacho? Pero él lo hizo con flores bañadas en miel.


¡BUEN PROVECHO!