Páginas

1 de octubre de 2013

BERENJENAS DE ALMAGRO

Almagro, la noble localidad manchega, no es famosa solo por la hermosa plaza que patrocinaron los Fugger (castellanizado Fúcar o Fúcares; aquellos banqueros flamencos que el emperador Carlos V trajo consigo) o por estar en ella ubicado el célebre Corral de Comedias del siglo XVI, o por servir de escenario a las Jornadas de Teatro Clásico, de resonancia internacional. También lo es, y no en menor medida, por ofrecer una singular y extraordinaria receta de berenjenas.
La receta es aparentemente sencilla, pero obtener el punto que los almagreños les dan a sus berenjenas no es nada fácil. A pesar de ello, seremos fieles en la receta local. No nos valen sucedáneos.Cualquier variación nos alejaría demasiado del resultado final y, sí, comeríamos berenjenas, pero no de Almagro. Las que pueden comprarse en lata son un claro ejemplo de lo que queremos decir: no saben igual. 


Hay que aproximarse, a toda costa, a ese sabroso y espléndido resultado culinario. Intentaremos pues, conseguir el aspecto y el sabor almagreño. Aunque somos conscientes de que, para degustar las auténticas berenjenas, no hay más remedio que buscar las genuinas, las de orza, bien en la propia localidad o bien en alguna de las numerosas ferias de la región, en las que nunca faltan bien surtidos puestos de almagreños que ofrecen- en hileras de las tradicionales orzas-su sabrosa y original producción.
Como manda la tradición, en esos puestos, la compra de la berenjena da derecho a un trago de vino en bota. Éstas cuelgan del talabarte sobre los que se colocan, sin más pantalla ni tulipa,  las bombillas iluminan las bocas de las orzas. Así que, si es posible, conviene ejecutar el rito al completo y, nada más terminar de comer la berenjena, aclarar la boca con un largo trago de vino. La conjunción de sabores, en especial si media la guindilla picante -como debe ser- resulta indescriptible, sencillamente maravillosa.



INGREDIENTES

Para un kilo de berenjenas
  • Un manojito de hinojo
  • 1 litro de agua
  • 200 cl. de vinagre 
  • 60 cl. de aceite de oliva
  • Medio pimiento verde
  • 1 lata pequeña de pimiento morrón
  • 2 cucharadas de sal
  • 2 cucharadas de pimentón de la Vera
  • 2 cucharadas de cominos molidos
  • 1 cabeza de ajos
  • 2 guindillas (de las largas)
ELABORACIÓN

Se lavan las berenjenas.



Se les quitan las espinas y se les recorta las puntas de las hojas y un poco el rabo. Se les hace una raja en el medio, sin llegar a partirlas completamente.


En una cacerola se cubren de agua y se cuecen con sal. Se tapan con un trapo para que no ennegrezcan. Cuando empiezan a hervir, se dejan sobre diez minutos, dependiendo del tamaño de las berenjenas. Deben quedar cocidas, de color verde y duras. Se apaga el fuego y se dejan enfriar.
A parte de prepara el aliño. Para ello se hacen tiras los pimientos y se ponen en un plato sopero, se les añaden los ajos machacados en un mortero, el pimentón, los cominos y la sal. Se remueve el conjunto.
Cuando están frías las berenjenas, se rellenan de pimiento morrón (que a su vez debe ir rebozado de ajos, cominos y sal) y se les clava un palito de hinojo.


Posteriormente, se colocan en un recipiente, preferentemente en una orza de barro, en una cacerola o en un bote de cristal y se les echa el caldo, compuesto del agua con el vinagre, el aceite y los restos de mezcla que sirvió de aliño. Deben quedar cubiertas con este caldo cuatro o cinco días antes de comerlas y no deben sacarse del caldo hasta que vayan a consumirse. Pueden corregirse de agua o vinagre si no han quedado a nuestro gusto.


El uso que se haga del picante merece mención especial. Los profesionales llevan tres tipos de orzas de berenjenas: muy, algo y nada picantes. En el primer caso se usa un trozo de guindilla directamente dentro de la berenjena. En el segundo, se echan trozos de picante en el aliño, para que den su picor al caldo. En el tercero no se usan.

VARIANTE

Aunque, la anterior es la receta original, en algunos pueblos, encontramos otra forma parecida de hacerlas. Son más fáciles y más rápidas de hacer, pero siempre teniendo en cuenta que no es la auténtica receta de Almagro.

Se lavan las berenjenas y se les quitan las espinas, recortando un poco las hojas y el rabo. Se parte por la mitad y se rellenan con el pimiento morrón. Se pinchan con el palito de hinojo. En una cacerola se echa el agua, el vinagre,  el aceite, el pimiento verde, el pimiento morrón, la sal, el pimentón de la Vera, los cominos en grano y molidos, los ajos y las guindillas junto con las berenjenas que hemos preparado previamente. 



Se ponen a cocer y cuando comienzan a hervir hay dejarlas unos 10 minutos. Pasado este tiempo se apartan y dejan enfriar en el caldo. Una vez que se han enfriado se conservan en una orza de barro, en una cacerola o en un bote de cristal con el caldo.


NOTAS

1. Esta variedad de berenjenas tiene la denominación de origen de Berenjenas de Almagro.
2. Las berenjenas tienen que conservarse con su caldo y se van sacando conforme se van consumiendo.
3. Si os gustan, podéis hacer cantidades más grandes, porque guardadas en un bote con su caldo, se conservan durante mucho tiempo.
4. A mi me gusta más hacerlas de un tamaño pequeño, porque al cocerlas quedan más duras. Hay que tener especial cuidado en no pasarnos con el tiempo de cocción. Es preferible que queden un poco duras, ya que luego el vinagre las ablanda.
5. Reconozco que en mi casa, normalmente suelo hacer la receta de la variante que os he puesto, porque quedan con un sabor muy parecido y no hay que esperar días para consumirlas, sino que se pueden comer una vez que se han enfriado. Además, el tiempo de conservación es mayor que cuando se hacen del primer modo.



¡ESPERO QUE LAS HAGÁIS Y QUE OS GUSTEN!



42 comentarios:

  1. Las conozco pero siempre las compre ya embasadas, a mi marido le encantan y si las veo las comprare, un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás hay cosas en las que no se nota tanto, pero créeme que en estas berenjenas, la diferencia de hacerlas en casa a comprarlas de bote es mucha.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Como siempre un post fantastico en el que me has aclarado cualquier duda que pudiese tener sobre estas berengenas.
    Nunca las he comido aqui ni tansiquiera las he visto a pesar mio ,aunque ya las he visto con anterioridad en algun blog y por lo que cuentan son una delicia.
    Me encantan las recetas y lo bien que lo has explicado con ese paso a paso no hay dudas a la hora de poner cualquiera de ellas en practica.
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de estas berenjenas es que no os lleguen por allí arriba. Se cultivan en pequeñas huertas en Almagro y alrededores y se comercializan en conserva. Es raro encontrarlas en fruterías fuera de la mancha.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Maritornes!!.. Me pirran las berenjenas de Almagro!!.. No es que las coma todos los días, pero me encantan. Gracias por darnos la receta originaria, lo malo es encontrar las berenjenas en estado-adolescente; por aquí no las veo en las fruterías.
    Me ha encantado también la información que nos das al principio :-)
    Un beso grandote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comentaba a Nenalinda, sé que os resultará difícil encontrarlas. Estando en la zona, sólo podemos disfrutar de ellas, en temporada, es decir, de mediados de julio a mediados de octubre. El resto del año, nos tenemos que conformar con las de conserva.

      Un beso

      Eliminar
  4. Mi marido las devora!
    Ya tengo la receta que se ve estupenda.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa también vuelan!! Y es que están de vicio!!

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Mi querida amiga, tengo la suerte de conocer almagro, y su peculiar y preciosa plaza, y es tal y como no lo dices, estas berenjenas son incomparables a ninguna otras, y ese toque del hinojo es una delicia, me han encantado . Mil besicos cielo mio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has visitado Almagro y has comido berenjenas, ya sabes lo ricas que están. Un lujo comerlas en el pueblo, pues como digo, como allí, no las hacen en ningún sitio.

      Un besazo

      Eliminar
  6. Espectaculares preciosa!!
    Y como siempre, la información es fascinante, me encanta!!
    Me guardo la receta, se ve estupenda!
    Un besito enorme preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate a hacerlas, ya verás que fácil y qué ricas están.

      Otro beso para ti

      Eliminar
  7. Estupenda receta muy bien explicada y lo ricas que han quedado me gustan besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, estás invitada a una, Adita.

      Eliminar
  8. Voy a hacer la receta, tenía referencia de ellas.
    Besoss hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué tal te quedan y si te han gustado

      Eliminar
  9. Ole ole y ole! Vaya berenjenas mas buenas has hecho! Habra que ir a Almagro a comprar estas berenjenas! Las berenjenas me vuelven loco y encima picantes creo que me encantarian. Como siempre te digo me encanta como escribes y me encanta leerte! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Álvaro. Visitar Almagro siempre es una buena opción, porque es un pueblo con encanto. Y más si lo haces coincidir con las Jornadas del Teatro Clásico. Pero si además, acompañas la visita con una berenjena picantita, la visita ya es de diez!! Así que ya sabes... añade el pueblo como posible visita turística

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Y aquí no las encuentro. Me las regalaron una vez hace ya bastantes años, envasadas y me habían encantado, pero frescas no las he tomado nunca y es una pena, pero me imagino que no podemos tenerlo todo.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que no se puede tener todo. Aquí, por ejemplo, no podemos disfrutar del pescado tan rico que tenéis allí a diario.

      Un beso

      Eliminar
  11. Y aquí no las encuentro. Me las regalaron una vez hace ya bastantes años, envasadas y me habían encantado, pero frescas no las he tomado nunca y es una pena, pero me imagino que no podemos tenerlo todo.
    Un besote

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas ganas de probarlas!!! pero muchísimas!!! Reúnen todas las condiciones para que me gusten de lo lindo, lo sé!!! Qué pinta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No las has probado, Mary?? No me lo puedo creer!! A eso hay que ponerle remedio. Yo no concibo una feria sin un puesto de berenjenas.

      Un besazo, guapa

      Eliminar
  13. Estas berengenas las hago yo hace mucho tiempo, pero las tuyas tienen un brillito....y como yo las hago con variantes, pues las hare como tu y seguro que me quedaran estupendas. Mi madre las hacia en mi tierra , Jaen y en Extremadura, la tierra de mi marido tambien las hacen.
    Bueno que me quedo por aqui y asi voy aprendiendo, te invito a que visites el mio.

    http://tremendita-tremendita.blogspot.mx/

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las berenjenas aliñadas están ricas, pero te invito a probarlas de esta modo. Este aliño, se lo debemos a los árabes que estuvieron allí asentados durante un tiempo y dejaron como herencia numerosas costumbres.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Ay como me gustaría probarlas, no sabes las ganas que les tengo!!. Pero aqui no las hay ni dibujadas en lienzo, hija mía. Que pinta de verdad, con lo que me apasionan a mi las berenjenas, tendré que ir a Almagro y quitarme el antojo de una vez por todas. Eso si, como vaya, me subo para casa con kilos de ellas jajajaja.

    besines preciosa

    ResponderEliminar
  15. Ya sabes, próximo destino paradisíaco.... Almagro!! Siempre es una buena opción pasear por sus calles y ver a las encajeras haciendo bolillos. Y de paso cargas el coche de berenjenas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Que placer de receta, me encantan las berenjenas, besicos

    ResponderEliminar
  17. Estoy de sorteo por si te animas besos

    ResponderEliminar
  18. Estupenda receta y lo ricas que han quedado.
    Un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  19. yo no lo conozco fisicamente pero si he oido mucho hablar de el y de estas estupendas berejneas, tiene que ser un bocado delicioso! por aqui esta variedad de berenjena es mas rara pero seguro que encuentro para hacerlas. un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las encuentras, no dudes en probarlas. Verás que son ciertos los comentarios que dicen que están de vicio.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Tienen que ser una auténtica delicia , nunca las he probado asi , aunque por supuesto sí que las he oído nombrar .
    Ojalá estirando la mano pudiera adentrarme en la pantalla y probar jaja...
    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia lo de estirar la mano y adentrarte en la pantalla no creo que funcione... Lo que sí funciona es una visita a casa, así que ya sabes, aquí te espero con una cervecita y unas cuantas berenjenas.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Aissss qué maravilla y caseras ya ni te cuento!!

    ResponderEliminar
  22. Qué lujo de receta No tenía ni idea de cómo se preparaban, pero yo que soy una amante de las berenjenas, he tomado ya muy buena nota.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas a hacerlas... ya me cuentas...

      Eliminar
  23. que recetas mas ricas y castizas te sacas de la manga!! vaya berenjenas, pa comerse media docena a lo poco! un besote preciosa

    ResponderEliminar

Los comentarios en un blog son necesarios. Escribe lo que estás pensando a cerca de la entrada...